ROMÁNTICAS

El movimiento romántico en clave de mujer

 

JANE AUSTEN (1775-1817)

"Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.

Sin embargo, poco se sabe de los sentimientos u opiniones de un hombre de tales condiciones cuando entra a formar parte de un vecindario. Esta verdad está tan arraigada en las mentes de algunas de las familias que lo rodean, que algunas le consideran de su legítima propiedad y otras de la de sus hijas".

Comienzo de Orgullo Prejuicio.

EMILY DICKINSON (1830-1886)

 

"Cualquiera que desencante

a un solo ser humano

por traición o por irreverencia

es culpable de todo".

LAS HERMANAS BRONTË

La literatura como experiencia vital

"- Señor Rochester, si he hecho alguna buena obra en mi vida, si he tenido un pensamiento bueno, si he rezado sincera y desinteresadamente, si alguna vez he deseado algo justo, ahora tengo mi recompensa. Ser su esposa es, para mí, ser lo más feliz que se puede en esta tierra". 

Charlotte Brontë, Jane Eyre

PINTORAS IMPRESIONISTAS

"...pude trabajar con total independencia, sin preocuparme por la eventual opinión de un jurado. Yo ya sabía quienes eran mis verdaderos maestros. Admiraba a Manet, a Courbet y a Degas. Odiaba el arte convencional. Comencé a vivir". 

Mary Cassat a su llegada a París.

 

MUJERES EN LA MÚSICA

"Está encantada con la acogida que ha tenido su reaparición. Sin embargo, la idea del indigno papel que desempeño en tales ocasiones ("marido de") me ha impedido experimentar el menor destello de alegría".

Robert Schumann, Diarios

 

EL MOVIMIENTO ROMÁNTICO EN ESPAÑA

"...Esos versos los compone

otra cualquiera persona

y ella luego, por lucirse,

sin duda se los apropia.

-Porque digan que es romántica. 

-¡Qué mujer tan mentirosa! (...)

-Más valía que a prendiera 

a barrer que a decir coplas". (...)

 

Carolina Coronado, La poetisa en un pueblo

AVENTURERAS DEL XIX
   CIENTÍFICAS DEL ROMANTICISMO
LA MUJER DEL SIGLO XIX

"La historia de la humanidad es la historia de las repetidas vejaciones y usurpaciones por parte del hombre con respecto a la mujer, y cuyo objetivo directo es el establecimiento de una tiranía absoluta sobre ella".

Declaración de Seneca Falls, 1848

SUBIR